Guerra vs Energía

Actualizado: 11 abr

La guerra de Rusia podría aumentar un 30% la factura energética en 2022.

La invasión rusa de Ucrania impulsará los precios de la energía en Europa, según un estudio de Euler Hermes, compañía del grupo Allianz, que espera un aumento de al menos un 30 % en la factura energética para 2022, que afectará sobre todo a los hogares con bajos ingresos en Reino Unido y Alemania.


El informe sobre el coste energético de la guerra para los hogares europeos de Euler Hermes (accionista de la compañía de seguros de crédito y caución Solunion) calcula que la factura energética por hogar para 2022 será de 3.400 euros en Alemania, más de 3.000 euros en Reino Unido, 2.800 euros en Francia y algo menos de 2.000 euros en Italia y España.


Comparado con la situación previa a la guerra, esto representa para el consumidor medio una pérdida adicional de renta disponible de dos puntos porcentuales en Reino Unido; de 1,5 puntos porcentuales en Alemania y de un punto porcentual en Francia, Italia y España.


El estudio establece varios escenarios y en el peor -en que el suministro de energía se corta parcialmente y los precios de la energía aumentan en un 70 % adicional (de lo que hay una probabilidad del 20 %)-, la renta disponible para el hogar europeo medio se reduciría en 2,5 puntos porcentuales adicionales.


Según el informe, esto supondría un coste total de más de 4 puntos porcentuales en el Reino Unido y Alemania, lo que equivale a un coste adicional de más de 1.200 euros por hogar.


Asimismo, señala que el exceso de ahorro no es suficiente para más de la mitad de los hogares para absorber el impacto sobre la renta que supone el aumento de las facturas de energía.


IMPACTO EN EL PIB Y MEDIDAS DE APOYO ESTATAL Por eso, indica que si no se adoptan nuevas medidas de apoyo estatal, la reducción resultante del gasto de los consumidores podría reducir el crecimiento del PIB en 0,6 puntos porcentuales en Reino Unido; 0,5 puntos porcentuales en Alemania, y 0,4 en Francia, Italia y España.


En el peor de los casos, la reducción del PIB por el menor gasto de los consumidores podría llegar a ser de hasta 1,1 puntos porcentuales.


Respecto a las medidas de apoyo estatal que habría que adoptar, el estudio estima que se necesitará un apoyo estatal adicional de más de 20.000 millones de euros en Alemania, 14.000 millones en el Reino Unido, 17.000 millones en Francia y cerca de 10.000 millones en Italia y España.


En el peor de los escenarios, el apoyo adicional necesario podría alcanzar los 75.000 millones de euros en Alemania y los 50.000 millones de euros en el Reino Unido y Francia. No obstante, una actuación tanto sobre la demanda de energía (es decir, el racionamiento de las actividades no esenciales) como sobre la oferta (es decir, las reservas estratégicas) podría ayudar.


De este modo, el informe señala que un recorte del suministro de petróleo y gas para usos no energéticos aumentaría la oferta para los energéticos en un 10 % en Alemania, un 9 % en Francia y alrededor de un 6 % tanto en Italia como en España y el Reino Unido.

3 visualizaciones0 comentarios