El peor estreno posible de la excepción ibérica: los consumidores acogidos al PVPC pagarán el precio

Sin la medida del tope al gas, el precio a pagar por los consumidores hubiera sido bastante más caro




La excepción ibérica ha quedado anulada por completo. El estreno del mecanismo por el que se limita el precio del gas para la generación eléctrica y con ello poder establecer un cap o límite al precio de la electricidad ha sido el peor posible tanto para los consumidores como para el Gobierno.


Y es el peor estreno posible porque a pesar de implantarse por primera vez el tope al gas en el mercado eléctrico, al final se va a pagar más. Pero esto no será lo normal. El precio que pagarán los consumidores de la tarifa PVPC, principales beneficiarios de este mecanismo de ajuste, será un 4,9% más caro que el que han pagado este martes.


Concretamente, el precio de la tarifa PVPC para este 15 de junio será el más caro de todo el mes de junio, y eso que se le ha aplicado el tope. Según los datos que ofrece Red Eléctrica en su plataforma Esios, el precio medio del PVPC para este miércoles es de 306,59 €/MWh, el más alto en lo que va de mes según se puede ver en la siguiente gráfica.


Todo comenzó mal

Y es que todo comenzó mal desde primera hora de la mañana. Sobre las 9.30 horas, el Mercado Ibérico del Gas (Mibgas) publicaba su precio del gas para este mecanismo, es decir, con el que hay que compensar a los ciclos. Dicho precio era de 80 €/MWh. Todos los días saldrá publicado sobre esa hora.


Aproximadamente, el precio a devolver teniendo en cuenta un coeficiente del 0,55 sería de unos 72 €/MWh. Pero todo se ha torcido a la hora de casar el precio en el pool.

A las 12.45 publica OMIE el primer precio medio del día con la excepción ibérica. Y suena la bomba del día. 165,59 €/MWh. Boom. En el Ministerio nadie lo entiende. De esperar un precio que ronde los 125 €/MWh, salen los 165.


De inmediato, gabinete de crisis. ¿Qué ha pasado para que se dé un precio tan alto? Las causas han sido varias y se ha producido una especie de tormenta perfecta para que se forme un precio tan alto e inesperado.


Distintas causas

Por un lado, la ola de calor trae consigo un mayor consumo energético. Este día 15 se rozará una punta de generación de casi 40 GW.

Una escasa producción eólica y una menor fotovoltaica han disparado la producción de los ciclos combinados que se ha ido por encima de los 360 GWh.


Esto hizo que casaran en el mercado los ciclos combinados menos eficientes porque prácticamente estuvo operativo gran parte del parque de los ciclos combinados españoles. Amén de que el agua aprovechó la circunstancia para ser quien cerrase operaciones y fijara precios en el mercado, algo habitual.


Para los que menos sepan, RE significa Renovables, Cogeneración y Residuos, HI (Hidroeléctrica) y TCC (Térmica de Ciclo Combinado).

Luego, también hay que sumar las grandes cantidades de energía que exportamos a Portugal. No es un dato normal, pero es que han necesitado los ciclos españoles para cubrir su demanda. Y al establecer un límite también se ha exportado buenas cantidades de energía a Francia.


Con todo ello, el precio que sale es de 165 €/MWh. Y todo esto sin conocer aún el precio a compensar por los consumidores afectados, es decir, a toda la generación con ciclos por parte de los consumidores acogidos a tarifas indexadas y la regulada o PVPC.


Precio de compensación

Y de repente, unos minutos después, se conoce la otra bomba, el precio de compensación. OMIE comunica un precio medio de 59,27 €/MWh. Llegando de madrugada a los 78 €/MWh, un precio directamente increíble.


Si a los 165 le sumas los 59 se queda un precio medio de más de 224 €/MWh que es incluso 10 €/MWh más caro que el fijado para este martes. O lo que es lo mismo, un 5% más caro, por lo que finalmente el estreno de la excepción ibérica ha sido una decepción, sobre todo para los consumidores afectados.


a vicepresidenta Ribera, notablemente preocupada por los hechos, lo trató de explicar en el Telediario de La 1 ayer por la noche.


“En esta ola de calor tendremos precios probablemente altos. El mercado de gas está tensionado por el anuncio de Gazprom de reducir el aprovisionamiento, por el accidente que ha habido en una de las principales plantas de gas de EEUU, o por la expectativa de que se va a necesitar más por el calor en el sur de Europa. Pero tenemos que dar margen para ver cómo ocurren las cosas. Evidentemente nos hubiera gustado un precio más bajo, pero el precio de España está significativamente por debajo del precio de Francia o del precio de Italia. El mercado mayorista está por debajo de lo que hubiera ocurrido en ausencia del tope. Tenemos que dar tiempo al tiempo, esperar a que se asiente, pero incluso en circunstancias extremas como las de hoy vamos a pagar menos”, dijo.


Y no le falta razón. Sin el tope el precio hubiese sido de los más caros de Europa y se hubiese acabado pagando mucho más. Pero claro el día no ha podido salir peor para los intereses de los consumidores y Gobierno. Por tanto, el estreno solo se puede calificar de desastre.


Que la medida será buena para los consumidores acogidos a PVPC o a una tarifa indexada, no tengan duda. Cuando se vaya la ola de calor, y no se produzca tanta energía con los ciclos menos eficientes se conseguirá un ahorro significativo que ronde el 15%. Hoy, de momento, el estreno, un desastre. No hay otro calificativo.

14 visualizaciones0 comentarios